El coqueteo también es acoso


Aprovechando que la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha querido ponerse excesivamente puntillosa la hora de elaborar el anteproyecto de Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual, cometiendo a mi juicio un exceso de celo, hasta el punto de querer tipificar como actos punibles los piropos y los sucedáneos de estos con penas que no son precisamente baladí, debería, ya que está en ello –en castigar gestos cicateros que ofenden– observar las actitudes que tienen algunas féminas en sus puestos de trabajo y  actuar en consecuencia. Por ejemplo, ¿quién no ha tenido alguna vez en su trabajo una compañera y ha observado que, a través de la seducción y el coqueteo con el jefe, esta conseguía sustanciosas prebendas? –léase los mejores horarios disponibles, ascensos inmerecidos o cualquier otro pus laboral que se creó «ad hoc» para ella. ¿No podría ser considerado este hecho como un «acoso sexual reiterado» y castigarse como tal, con una pena de tres meses a dos años de prisión, que es la que a mí me caería si intento ligarme de esa frívola e ímproba manera a mi jefa?

La Voz de Galicia / euskara  / Periódico Extremadura

Sígueme en tus redes sociales

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+ Siguenos en Blogger Siguenos en por RSS

Jon García

Premio mejor blog de opinión

Contador de visitas

contador de visitas com estilos contador htm

… Un país con identidad propia

Diez pueblos de encanto…

El tiempo en Bilbao

El tiempo - Tutiempo.net

adaios y nocturnos de piano…

Archivos de blog

Eke~icb

Prensa diaria y Revistas


Selecciona el periódico


Selecciona la revista

Agrégame a favoritos

Suscríbete a Vae victis!

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Diccionario de la RAE

Contacto

______________________________